Capítulo 03

Comunidad del Sur

Participantes: María Berríos y Laura Prieto 

Resumen: En esta ocasión, conversamos con Laura Prieto, integrante de la cooperativa Comunidad del Sur, además de directora de Editorial Nordan, sello editorial que publicó En la Selva hay mucho por hacer del autor Eduardo Gatti

La Comunidad del Sur surgió alrededor de los años 50 en Montevideo, Uruguay con el objetivo de experimentar una nueva forma de cooperación comunitaria. De igual forma, la publicación de Gatti –hecha de cartas y dibujos– aborda la solidaridad interespecie a través de una fábula protagonizada por un grupo de animales que, luego de ser capturados por cazadores y llevados a un zoológico en la ciudad, traman su liberación y logran volver a la selva donde viven en libertad, cuidando de sí y de su entorno.

También puedes escuchar este capítulo en Spotify aquí.

comunidadcooperacióneditorialuruguay

Recursos

Fotografía de una fiesta realizada en la Comunidad Sur, 1975.

Portada del libro En la selva hay mucho por hacer de Mauricio Gatti (Montevideo: Editorial Nordan, 2012).

La lucha es larga comencemos ya (1971) de Taller 4 Rojo. Serigrafía, 69,9 x 99,6 cm. Colección MSSA. Cod. 2102. Ver aquí

 

Dans le Jardin (s. f.) de Milvia Maglione. Serigrafía, 50,8 x 65,6 cm. Colección MSSA. Cod. 2545. Ver aquí

Página 25 de En la selva hay mucho por hacer de Mauricio Gatti (Montevideo: Editorial Nordan, 2012).

Página 14 de En la selva hay mucho por hacer de Mauricio Gatti (Montevideo: Editorial Nordan, 2012).

El viento es un caballo salvaje (1992) de Santos Chávez. Xilografía, 47 x 58,5 cm. Colección MSSA. Cod. 1784. Ver aquí

Las mujeres y los hombres.
los niños y las niñas
querían hacer un sol
que abrigara
que alumbrara
y que sonriera desde el cielo.

[…]
Lo sabían desde siempre:
para hacer un sol se necesitan
dibujos hechos con lápices amarillos
luz de luciérnagas
frascos de miel.

Cada uno, cada una se encargó de conseguir
algo de eso
y ese algo fue lo mejor que pudieron encontrar
en sus casas, sus jardines, sus armarios,
porque ese sol, con el que habían soñado,
no brillaría para unos pocos
sino para todos y todas
en la ciudad, el país, toda la tierra.

[…]
Mezclaron, amasaron dieron forma
hasta que por fin el sol estuvo listo.

Entonces buscaron la escalera más alta que encontraron
y lo colgaron desde el cielo.

Ese sol
era tal como lo habían soñado:
abrigaba
alumbraba
sonreía desde el cielo
(para todos y todas
en la ciudad, el país, toda la tierra
que ahora parecía más llena de colores).

Todo iba bien, hasta que unos pasos se escucharon
a lo lejos.

Era una sombra con su manta negra,
Una sombra que vino y advirtió:
Vendré mañana
y me llevaré ese sol.

[…]
Las mujeres y los hombres
los niños y las niñas
bajaron el sol del cielo
y lo desarmaron con cuidado.

[…]
La sombra, cuando viniera, no encontraría nada.

Porque esas mujeres y esos hombres
esos niños y niñas
se fueron caminando
lejos, muy lejos
y allá donde llegaron volvieron a armar el sol.

Este es el sol que soñamos, decían.
Este es el sol que hicimos con lápices amarillos
luz de luciérnagas
frascos de miel.

[…]
Y no puede destruirse
como todo lo que nace de los sueños buenos,
como la esperanza,
como el cielo,
como la luz.

 

Cuento Vamos a hacer un sol escrito por María José Ferrada para el catálogo expandido de la exposición En la selva hay mucho por hacer del Museo de la Solidaridad Salvador Allende.

BIBLIOGRAFÍA

Libro Niños de María José Ferrada, compuesto de 34 narraciones dedicadas a niños y niñas desaparecidos o ejecutados en la dictadura militar en Chile (México: Castillo, 2019).

Escucha otros capítulos